En Exclusiva, Vicente Fox Le Envía Un Mensaje a Donald Trump: ‘¡Retírate Maestro, Retírate!’

Vicente Fox “se saltó el muro” para llegar aquí, bromeaba el ex presidente mexicano con la audiencia. Era el 14 de mayo y Fox se encontraba en el restaurante Cipriani ubicado en Wall Street de Nueva York, donde acababa de recibir un Webby Award como mejor personalidad de internet en video y filme.

Por estos días, Fox es toda una celebridad, no solamente en México sino también en Estados Unidos—y su discurso en Cipriani lo explica todo. Desde comienzos del 2016, cuando Donald Trump todavía era el candidato republicano a la presidencia, Fox fue uno de sus críticos más acérrimos, fustigando al magnate de las bienes raíces por su deseo de construir el muro en la frontera entre México y Estados Unidos—y hacer que el vecino del sur lo pagara. “Yo no pago por ese p**o muro”, Fox escribió por Twitter el pasado mes de enero. Por ello, los adversarios de Trump aclaman el estilo humorístico e irreverente de Fox, que a la postre ha catapultado su imagen en redes sociales.

GettyImages-958602750 Vicente Fox recibe el galardón Webby Awards en el Cipriani Wall Street el 14 de mayo de este año. Cuando recibió el premio, dijo que había "saltado el muro para venir aquí". Andrew Toth/Getty Images for The Webby Awards

Fox se ha caracterizado por su carisma. A finales del 2000, asumió la presidencia de su país, terminando así con más de siete décadas de hegemonía por parte del Partido Revolucionario Institucional (PRI). En uno de sus primeros actos como mandatario, visitó a su homólogo estadounidense George W. Bush. Los dos líderes se la llevaron bien—ambos son amantes de las botas vaqueras—, prometieron mejorar las relaciones comerciales entre sus dos países y reformar el sistema migratorio.

Related: Vicente Fox Drops Another 'F-Bomb' on the Wall, Asks Donald Trump to 'Leave, Buddy, Leave!'

Pero sus planes se deshicieron con los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001 contra el Pentágono y las Torres Gemelas de Nueva York. Bush se enfocó en destruir Al-Qaeda en tanto que Fox se opuso a la invasión militar en Irak en el 2003—una decisión que crearía tensión entre ambas naciones. No obstante, Fox pareciera disfrutar su nueva fama en EE.UU.

En entrevista con Newsweek a mediados de mayo, Vicente Fox habló sobre las elecciones presidenciales en México el próximo mes de julio y, por supuesto, abordó el tema del “p**o” muro.

Remontémonos al año 2001, cuando usted visitó al presidente George W. Bush en la primera semana de septiembre para hablar sobre temas bilaterales, pero justo ocurrieron los atentados del 9/11 la semana siguiente y la política exterior de EE.UU. se enfocó en la “Guerra del Terror”. De no haber ocurrido esos ataques, ¿las cosas serían distintas entre EE.UU y México hoy por hoy?

Efectivamente, cuatro días después viene 9/11 y el primer telefonazo que pude hacer con el presidente Bush fue para decirme que habían cambiado las cosas, y que ahora la prioridad no sería impulsar el paquete migratorio sino hacer la guerra a los criminales y a Osama Bin Laden. Eso demoro todo, no volvimos a platicar del tema. Hoy tantos años después, esa iniciativa está en el congreso de los EE.UU. y es tan actual como el día de hoy. Lo que Trump y el congreso deben hacer es tomar esa reforma migratoria, actualizarla e ir a una reforma ordenada en materia de migración. Trump debe olvidarse de la tontería de construir un muro, de desperdiciar miles de millones de dólares que pertenecen al pueblo de EE.UU que lo pagan como impuesto. No es justo que Trump lo tire a la basura construyendo un muro que no sirve para nada.

¿Por qué considera que es tan difícil implantar una medida como una reforma migratoria integral si esto trae beneficios, ya que el Presidente Barack Obama también intentó hacer lo mismo?

El presidente de los Estados Unidos, en lugar de ser un estadista y ver las cosas a largo plazo, solo ve a corto plazo y la próxima elección. Obama mismo no tuvo la voluntad de abordar la reforma migratoria. El Presidente Bush de palabra dijo que tenía la voluntad pero en la práctica tampoco “le entró al toro”.  Finalmente, en el caso de Trump, fue mucho peor. El ni siquiera en su mente tiene la concepción correcta. Pero además hay que considerar que una reforma migratoria requiere de aprobación en el congreso y por tanto hay que hacer un trabajo de lobbying, de construir ideas dentro del congreso para que eso pueda suceder.

Pero la razón principal es que estos líderes no han visto más que para su propia reelección, no han visto más que su propio provecho en el ejercicio del poder y no han visto lo que es bueno para EE.UU. ¿Por qué es bueno en el largo plazo? Porque el mundo se requieren regiones muy competitivas, muy poderosas y con la capacidad de conducir al mundo. Y esa región en el mundo es Canadá, EE.UU. y México. Podríamos, en conjunto, ser la economía más poderosa del mundo y la más competitiva, porque EE.UU. por sí solo no es competitivo; necesita de Canadá y México. Por tanto, viéndolo a largo plazo eso es lo que deberíamos pensar y no en construir muros.

GettyImages-670335638 Vicente Fox habla durante una rueda de prensa con el Commonwealth Club of California el 19 de abril del 2017. Fox habla en exclusiva con Newsweek sobre las elecciones en México este año. Justin Sullivan/Getty Images

Usted rompió con setenta décadas de hegemonía del PRI con su sexenio. Sin embargo, hubo reformas energéticas, políticas y fiscales que usted propuso y que no se cumplieron. Personalidades e intelectuales dicen que su sexenio fue una oportunidad perdida. ¿Ese es un juicio justo a su administración? ¿Qué le faltó por hacer como presidente?

Es injusto porque yo, al igual que Ernesto Zedillo, que Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, fuimos gobiernos de minoría. Por tanto, nuestras propuestas tienen que pasar la mayoría. Yo presenté una propuesta de una reforma profunda en materia de economía, educación, energía y ninguna pasó. Lo injusto está en pensar que el presidente tiene todo el poder en México cuando la realidad es que hay controles y equilibrios, además de formar consensos.

Yo debo reconocer que no logré éxito en convencer al congreso de alcanzar una solución, y simplemente en México, el conflicto entre partidos e ideologías está terrible, es muy difícil de superar. Inclusive hoy, esto que está provocando Andrés Manuel López Obrador (AMLO) añade una dimensión más de la problemática para lograr acuerdos. Yo sé que López Obrador no va a llegar a presidente, pero si llega va estar montado en “burra pinta”. El mismo creó este conflicto y si él pretende gobernar así, es imposible democráticamente. La única manera, y esa es mi preocupación en México, es que solo un dictador entonces viene a obligar a que las cosas sucedan pero sin ningún tinte democrático.

Usted ha sido muy crítico de AMLO. En resumidas cuentas ¿por qué hay que temerle a Andrés Manuel López Obrador?

Es muy sencillo: Nos va a destruir el país si él logra implementar las políticas que está proponiendo, que es exactamente el caso de Venezuela, Cuba y Bolivia. Son políticas obsoletas y del siglo pasado. Él cree que puede gobernar México con esas políticas dándole regalos a la gente, que es un populismo puro e imponiendo un gobierno autoritario, es decir, que si hay disidencia él la suprime, que si hay un medio de comunicación que no esté de acuerdo con él lo cancela. Todo lo que él dice y propone no va con el México del siglo XXI, con el México que ya es un campeón en manufactura, en el control de sus finanzas públicas, un país reconocido en el acceso de inversión y financiamiento que llega al país. Toda esa reputación se va a venir por tierra.

Pero AMLO va liderando las encuestas y hay incluso un sector de la población que cree que le robaron elecciones pasadas. ¿Entonces, por qué cree usted que la gente siente ese apego por López Obrador?

Es porque, desgraciadamente, la democracia funciona bien cuando hay un país que tiene clases medias ilustradas, donde la gente tiene cierto nivel de ingreso, conocimiento y educación, porque de lo contrario es terreno fértil para el populista. El populista viene y ofrece, y la gente no alcanza a discernir o razonar que lo que está proponiendo no funciona y no ha funcionado en ningún lugar del mundo. Sus tesis, en ningún país han progresado.

¿Entonces, para usted, quién es el candidato que debería llevar las riendas de México?

Pues tú lo dijiste, el mejor “candidato” sin duda es José Antonio Meade del PRI, porque Meade sabe todo lo que hay que saber para ser presidente.

¿Pero eso no sería volver al partido que pertenece Peña Nieto y que usted desbancó luego de 71 años en el poder?

Por eso dije, la persona que está en la boleta, en el caso de Meade, sería el mejor presidente, porque sabe cómo hacerlo. Pero el problema es cargar con el PRI, él no se quiso deslindar y se puso en manos de ese partido, pues ese es su problema y así no va a ganar. Meade necesita distanciarse, debería ser un justiciero formidable para ponerse en contra de la corrupción.

Gustavo Petro, candidato presidencial en Colombia, dijo en una entrevista con Newsweek que le gustaría hacer un eje progresista en la región con AMLO

Yo a las pruebas me remito. ¿Dónde está el éxito del populismo? Argentina debería ser una gran nación pero está sumida en la mediocridad y es el prototipo más grande de populismo después de Perón y los Kirchner. ¿Dónde está el éxito en Cuba, donde Fidel Castro les vendió a los cubanos la idea que ellos iban a vivir mejor que nadie? ¿Dónde está el éxito de 10 años de Hugo Chávez y Nicolás Maduro? No hay comida en los anaqueles [de Venezuela], no hay medicina en los hospitales y la gente se va por millones. A mí que me digan una sola nación con éxito en ese contexto.

En cambio yo te doy todas las naciones exitosas, muchas de ellas es porque se manejan con responsabilidad, con disciplina, con trabajo, con unidad de propósito donde gobierno, empresa, ciudadanos y sistema educativo al unísono trabajan. Eso es lo que funciona.

GettyImages-815550562 En esta foto, se muestra la visita que realizó Vicente Fox a Venezuela en el 2017. Sobre ese país, Fox afirmó: "¿Dónde está el éxito de 10 años de Hugo Chávez y Nicolás Maduro? No hay comida en los anaqueles [de Venezuela], no hay medicina en los hospitales y la gente se va por millones". RONALDO SCHEMIDT/AFP/Getty Images

Usted saltó a la fama en EE.UU. cuando le dijo a Trump que México no pagaría por el “p**o muro” y ahora usted es prácticamente un “influencer”. ¿Se esperó alguna vez alcanzar el estrellato online?

Con mi experiencia de 75 años quiero alzar hoy mi voz porque de alguna manera cuando se llega a esa edad vas adquiriendo sabiduría, y esa sabiduría se adquiere de vivir. Entonces yo simplemente doy mi punto de vista. Trump, lejos de ser un presidente, que dice que va a ser a América grande—que ya lo que es—es un mandatario que va a destruir las mejores oportunidades de esta nación. Es un presidente populista porque habla de quitarles a los ricos y a las grandes corporaciones, y sin embargo cumple la función al revés porque les da la mayor tajada con la reducción de impuestos a esas corporaciones.

A diferencia de Trump, un estadista cualquiera no hablaría de forma tan desaforada. Si usted fuese presidente de México en estos tiempos ¿cree que hablaría con la misma ligereza como lo hace por Twitter o por YouTube?

Yo hablé de tepocatas, chinches bravas, víboras prietas y alacranes en mi campaña presidencial. Es mi lenguaje, yo soy de rancho, de campo, y me gusta decir las cosas claras y con énfasis. Y sí, hay gente que le molesta eso, lo acepto y respeto ese punto de vista, pero trato de decir las cosas con toda claridad. Si yo le hubiera dicho a Trump “ese muro no se debe hacer por esta y otra razón” es decir, hacerlo muy razonado, no hubiera pasado nada. Si yo digo “no vamos a pagar por ese p**o muro” se vuelve un mensaje, que es exactamente como usa Trump el lenguaje.

El último que debe pedir respeto para él es Trump porque ha sido terriblemente irrespetuoso y ha agredido de manera muy ofensiva a México. Sin embargo, su lenguaje y su mensaje traspasan. Entonces, no hay que señalar que el lenguaje es el problema, el problema de todos es hablar con la verdad, vivir con la verdad, transmitir la verdad y tratar de entendernos—con lenguaje blando o lenguaje agresivo—de qué es lo mejor para una nación y el mundo.

Usted en un video dijo que quisiera aspirar a la presidencia de EE.UU. en 2020. En un caso hipotético ¿Cuál sería el primer cambio que haría aquí?

Yo no estoy para darle ejemplo a EE.UU. ni qué debe de hacer. En ese video lo que traté de resaltar es que no hay nada personal con Trump, sino lo que hay son políticas equivocadas y que en este país la resistencia en contra de Trump es mayoritaria, pues los que lo siguen son solo un 39 por ciento. Yo creo que en política hay que hacer oír las ideas pero a la vez hay que sumarse a luchar por ellas.

Pero dentro de los políticos estadounidenses, ¿quién cree usted que puede ser un fuerte adversario para Donald Trump en 2020?

Pues a mí me gustaba mucho Hillary Clinton pero ahora tendrá que venir otro. Yo creo que, igual que en los demás países, hay demasiada apuesta colocada en los viejos como yo. Necesitamos los Emmanuel Macron y los Justin Trudeau, necesitamos esos jóvenes audaces y con pensamiento libre; jóvenes que van a traer cambios e innovación.

¿Hay algo que le quisiera decir al presidente Trump que no lo ha dicho ni en Twitter ni en eventos públicos y que quisiera decirlo en esta entrevista?

¡Retírate maestro, retírate! Pasar de negocios a política es un asunto muy complejo y esa mente que Trump trae tan pírrica y autoritaria no funciona en política. Yo fui empresario y me tomó tiempo aprender y transformarme para que, en lugar de conducir una empresa, me dedicara a construir un país. Este hombre ya lleva año y medio [como presidente] y no ha demostrado nada. Su otra gran apuesta, el muro, también le va a fallar porque los americanos no son tontos. Los estadounidenses no van a poner millones de dólares y está tocho de la cabeza si cree que México va a poner ese dinero. No tiene salida y no tiene cómo construir ese muro.

Join the Discussion